En México el águila es emblema de fuerza y valentía para el pueblo mexica, esta ave rapaz es la orgullosa protagonista del escudo nacional.

Este hermoso animal ha sido símbolo celeste, ave de luz y de iluminación, de la altitud y la profundidad del aire, debido a su capacidad de elevarse por encima de las nubes y acercarse al sol. Es encarnación del propio astro y del fuego, porque, además de su plumaje dorado, se cree que puede mirar fijamente al sol que, a su vez, es “el ojo que todo lo ve”, la inteligencia, la racionalidad. Su vuelo descendente significa el caer de la luz sobre la tierra, el advenimiento de la energía vital.

El águila que encarnó los valores del pueblo mexica fue el águila real o águila dorada (Aquila chrysaetos), que habita en Eurasia y Norteamérica; desde Baja California, Sonora y Nuevo León, en montañas abiertas, laderas, cañadas y praderas.

Esta ave, extraordinaria y magnífica, con las alas desplegadas mide más de dos metros, y una longitud de pico a cola entre los 80 y 90 cm. Su color es café oscuro, con un tono dorado en la parte posterior del cuelo. Su voz, que es un fuerte grito, rara vez se escucha.

El águila real, ese ser extraordinario, ha sido símbolo de la identidad mexicana desde su origen, porque ha representado los ideales y valores que sustentaron la fundación de Tenochtitlan y la Independencia de México, otorgándole su carácter de nación soberana.

 

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.