Proporcionalmente pequeña al resto de la República Mexicana, la península de Baja California ha sido bendecida con numerosos y diferentes entornos naturales que favorecen su enorme atractivo turístico.

Al sur de la península, en Baja California Sur, se localiza una de las áreas protegidas más grandes del mundo con una extensión de 2, 546, 790 hectáreas, su nombre El Vizcaíno, en honor al hombre que se embarcó en una aventura por las costas mexicanas del Pacífico,Sebastián Vizcaíno, soldado, marino y aventurero que buscaba conquistar las Californias. Sus viajes, llevados a cabo a finales del siglo XVI e inicios del XVII, constituyeron exploraciones importantes para determinar la geografía de la península de Baja California (antes creída una isla), y su riqueza natural.

El Vizcaíno, ubicado en el municipio de Mulegé es una de las cinco regiones naturales en que se ha dividido a la península; se extiende desde las sierras de San Francisco y Santa Martha hasta las islas e islotes del Océano Pacífico, lo cual incluye el Desierto del Vizcaíno, Guerrero Negro, Laguna Ojo de Liebre, Isla Delgadito, Isla San Ignacio, Islas Pelícano, Isla San Roque, Isla Asunción e Isla Natividad, entre otras.

Declarada como Reserva de la Biosfera el 30 de noviembre de 1988, El Vizcaíno posee un clima de tipo seco desértico, cálido, con lluvias dominantes en el invierno; en esta región soplan vientos fríos del mar hacia tierra firme. El área presenta diversos ecosistemas que van desde paisajes semidesérticos hasta dunas costeras, manglares y sorprendentes complejos lagunares, como San Ignacio y Ojo de Liebre, los cuales, cada año, reciben la visita de la famosa ballena gris, la cual emigra desde las aguas polares del norte hasta estas costas con el fin de reproducirse y criar a sus ballenatos.

Por otro lado, en El Vizcaíno se han reunido un número importante de especies vegetales y animales nativos de la región, que la revisten aun de mayor importancia, sobre todo porque algunos de ellos se encuentran en peligro de extinción, como es el caso de las tortugas laud y de la caguama, de las focas y los delfines; ahí también habitan pelícanos, cormoranes, patos, águilas reales y halcones peregrinos; pumas, berrendos, liebres y el famoso borrego cimarrón.

Debido a lo anterior y en virtud de su privilegiada situación natural, la UNESCO declaró a El Vizcaíno como Patrimonio Mundial de la Humanidad, en 1993, título que una vez más, y para orgullo de los mexicanos, enaltece a nuestro país en el concierto de las grandes maravillas con que la madre naturaleza dotó al mundo.

La Reserva de la Biósfera de el Vizcaíno se en cuentra 93 km al sureste de Guerrero Negro, por la carretera núm. 1, desviación a la derecha en el km 75, rumbo a Bahía Asunción, hasta el poblado de el Vizcaíno.

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.