Día de Muertos: Cómo Hacer Calaveritas de Azúcar

En México, el 2 de noviembre es un día de gran conmemoración y celebración. El Día de Muertos se celebra grandemente en todas las regiones del país, y las festividades comienzan a medianoche del 31 de octubre. Los mexicanos recuerdan con afecto a sus antepasados y visitan con alegría los cementerios, trayendo tributos de comida y compartiendo diversión en forma de bailes y fiestas. Hay muchas formas en los que estas tradiciones se manifiestan, pero sin duda la más común de ellas es la calavera de azúcar. Este es el símbolo más reconocido de la celebración del Día de los Muertos.

El día de los Muertos ha sido declarado como “un sincretismo de la religión azteca con la religión católica, impuesta por los conquistadores españoles…en la cual, en esos días esperamos a las almas de nuestros seres queridos difuntos y les preparamos un festín.”

La UNESCO ha declarado la festividad mexicana del Día de Muertos como Patrimonio de la Humanidad.

En México a Color te traemos una fácil receta de las calaveritas de azúcar, una pieza decorativa y comestible a la vez; para celebrar este Día de Muertos de la manera más apropiada y conservar una bella tradición mexicana:

Si es que visitas alguna ciudad o pueblo mexicano, es difícil perderse los diversos puestos donde se venden calaveras de azúcar, chocolate, amaranto y otros deliciosos ingredientes que son muy típicos de la región. Puedes comprar la base en alguno de ellos, pero si gustas ejercer tu lado creativo y hacerlos desde cero, a continuación te explicamos como esculpirlos a mano y en qué tiendas puedes conseguir las materias primas utilizando una receta de masa para figuras de azúcar glass.

Para elaborar las calaveritas, vas a necesitar los siguientes ingredientes:

  • Azúcar blanca
  • Polvo de merengue (conocido como merengue en polvo)
  • Agua

La proporción dependerá de la cantidad de calaveras que se desea hacer, pero en sí es una taza de azúcar por dos cucharaditas de agua y cucharadita y media de polvo.

Necesitarás los siguientes equipos de cocina:

  • Un tazón grande de mezclar
  • Tazas medidoras
  • Cucharas
  • Uno o más moldes para calaveras (se consiguen en tiendas de materias primas (como en Mercado Libre)
  • Una superficie plana para poner las calaveras
  • Papel encerado
  • Betún cemento para las calaveritas que son tridimensionales
  • Chocolate blanco de varios colores
  • Lentejuelas
  • Papel estaño (papel aluminio), plateado o de colores
  • Plumas, conchitas de mar, cuentas, otros adornos varios.

Antes de proseguir, fíjate en el clima; si el día está húmedo, no prosigas, ya que esto no permitirá que las calaveritas se sequen propiamente. Si es que sí, entonces prosigue. En el tazón grande, mezcla el azúcar, el polvo de merengue y el agua. La cantidad ideal dependerá de el número de calaveras que deseas elaborar y el tamaño de los moldes, pero la proporción en sí es una cucharadita y media de polvo de merengue y dos cucharaditas de agua por cada taza de azúcar blanco.

Hay que amasar todo con las manos muy bien por cinco minutos hasta que se produzca una mezcla homogénea; debe de parecer arena húmeda.

Llena los moldes con la mezcla del azúcar, presiona muy bien hasta que quede compacto y quita el exceso de azúcar utilizando una regla u otra herramienta derecha. Voltea con cuidado y déjala en la superficie plana sobre el papel encerado para que seque durante algunas horas.

Si tu molde es chico, deja secar por 12 horas, pero si es grande, recomendamos ahuecara un poco para facilitar el secado y el manejo posterior de estas mismas.

Una vez que estén secas las piezas, deben de unirse con betún cemento (el mismo que se utiliza en la elaboración de las casas de pan de jengibre(, dejándolo de color blanco. Unta las orillas de las piezas con este betún y junta las piezas, limpia cualquier exceso. Deja que se junten al menos 30 minutos para que se peguen perfectamente bien las piezas.

Ya secas, las calaveras se pueden decorar al gusto, el único limitante es la imaginación, se puede usar betún cemento de colores diferentes, lentejuelas, cuentas, chocolate blanco, y muchos otros materiales.

Un detalle único es añadir los nombres de las personas a las que se las queremos regalar o de las personas que queremos honrar, eso es una de las características que definen esta tradición tan bonita. Esto se puede hacer con el betún cemento de color y añadir unas cuantas lentejuelas para hacer que los detalles brillen a la luz de la luna.

¡Recomendamos que dejen volar su imaginación para que no dejen morir esta bella tradición!

Fuente: comida mexicana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *