Oaxaca está de fiesta

La capital oaxaqueña se viste de colores y hermandad, el calor del verano cobija a visitantes extranjeros y nacionales que disfrutan de la Guelaguetza, una palabra que en una simple traducción del zapoteco al español sintetiza el concepto del acto generoso de dar.

En efecto, dos de los rasgos más distintivos de los oaxaqueños, la cooperación y la generosidad, quedan de manifiesto en estos días, siendo coronados por los tradicionales Lunes del cerro, en los que las diversas delegaciones de las 8 regiones que componen al Estado se reúnen para ofrecer el espectáculo de danza más grande de Latinoamérica. No obstante, los días previos a la gran cita se viven de una manera especial. Cada fin de semana que antecede al lunes del cerro, se celebran diversas actividades que debes conocer.

Por las noches de domingo, el espectáculo Donají… La leyenda acapara la agenda de locales y visitantes. La historia de la princesa zapoteca que muere por amor y renace en una hermosa flor de lirio, cobra vida en el escenario de La rotonda de la azucena —Auditorio Guelaguetza—. Entre ecos prehispánicos y ejecuciones de danzas milenarias, el montaje es la antesala perfecta para el gran día.

El lunes por la mañana, la ciudad parece maquillada por un sol especial y un aire ligero, dirigiendo nuestra mirada —sin importar en qué punto de la ciudad estés— al Auditorio Guelaguetza, ubicado en las faldas del cerro del Fortín. Ahí, existe un protocolo no escrito que señala llegar una hora antes del espectáculo, para disfrutar de las delicias que ofrece la internacionalmente conocida gastronomía oaxaqueña: quesadillas con flor de calabaza, memelitas recién salidas del comal, un taco de tasajo o chorizo asado, acompañados de un atole de panela, un champurrado (mezcla de atole blanco con chocolate) o el tradicional chocolate de agua con pan de yema, toda una experiencia dentro del marco de una cita especial.

Y bueno, finalmente, ¿qué vestir en ese gran día? La temperatura asciende conforme los acordes de la banda ponen el ritmo a los bailables, por lo que un estilismo ligero y en tonalidades neutras es perfecto. Opta por visitar a los diseñadores locales como: Silvia Suárez, Los baúles de Juana Cata, Pompi García, o bien, los accesorios de Lanii u Oro de Monte Albán. No olvides un sombrero y unos lentes de sol y ¡listos! Oaxaca te recibe con los brazos abiertos, ¡Bienvenidos a la Guelaguetza!

Con información de VOGUE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *